coche bus bici

Sobre el Aporte de La Tecnología en la Sostenibilidad del Medio Ambiente

En este post voy a hablar de algunas ideas sobre la tecnología y sostenibilidad del medio ambiente que van más allá del costo económico de la gasolina, el cual ignora el impacto y el deterioro real del medio ambiente y la calidad de vida.

 

Del sentido de propiedad al sentido del acceso

Soy creyente que nuestra generación es el punto de inflexión en donde nos damos cuenta que el sistema financiero, la economía, el medio ambiente han sido forzados de tal manera que se pone en duda el funcionamiento sostenible necesario de un mundo donde habitamos siete billones de personas.

En el sentido de economía y el buscar la utilización óptima de los recursos, la crisis y la tecnología han tenido una coyuntura trascendental en la última década y gracias a modelos disruptivos de gran escala hoy se están re definiendo los hábitos de consumo. El sentido de propiedad tiende a reducirse y ello se ve en la rapidez de adopción de modelos de economías compartidas en diversos sectores.

Es interesante el observar cómo en distintos países la manera de calcular responsablemente una inversión familiar o de negocio es proporcional al nivel de educación del país. Apoyados por políticas extractivas y desfavorables para el consumidor impuestas por instituciones, por ejemplo los bancos en acuerdo con el marco regulatorio, es normal que países en desarrollo tengan mayores índices de deuda entre los sectores más desfavorecidos. Esto genera una brecha entre los más ricos y más pobres.

Pero el acaparamiento de recursos no sucede sólo en países pobres, también en países ricos que en tiempos actuales se da la posibilidad de rentabilizar inversiones pasadas. Hay ejemplos en distintos sectores que reflejan esta abundancia y la disposición a “compartir” mediante plataformas tecnológicas. Las habitaciones en Airbnb, los coches particulares disponibles para alquilar por horas, los estacionamientos compartidos y el “sharing” en su totalidad nos refleja la sobre oferta de recursos en el mercado y la subutilización de los mismos. Es decir, en términos de demanda agregada nos hemos hecho de cosas de más que no necesitamos.

En muchos países hoy en día, sobre todo los más avanzados, pensar en invertir en un coche e incluso una casa es financieramente inviable. Alemania y Suiza son países donde nos sorprendería saber que son de los países con menor índice de propiedad habitacional, es decir que casi la mitad de la población renta en lugar de comprar.

El tema en este sentido es muy amplio y esos sectores que han sido ya impactados llevan a pensar que eventualmente nuestras vidas tendrán que “uberizarse” para poder coexistir de manera sostenible. Hablando de transporte público, hay países donde la infraestructura (léase “infraesturtorchur“) del transporte público y medio ambiente es tema de agenda nacional. Creo que en México nos hace falta poner un poco de esfuerzo en ver más allá del día a día pensando un poco en las generaciones futuras para empezar a cambiar el chip.

 

Las grandes empresas automotrices conocen estas tendencias y saben que hay ciudades que simplemente por espacios físicos están a punto del colapso de carga vehícular. Por eso están invirtiendo en proyectos de vehículos auto conducidos en colaboración con empresas de car/taxi sharing que cuentan con la tecnología de conectar la oferta con la demanda y escalar la utilización a un punto de rentabilidad.

Y algo absurdo es que al mismo tiempo los sindicatos de todo el mundo, particularmente me constan las ciudades que visito en India, Italia, España y México, están haciendo huelgas para detener el crecimiento de empresas como Uber, Cabify, etc. Pero hemos pensado que pasará cuando los coches se manejen solos? contra quién se van a manifestar los taxistas? Parce un approach erróneo, pero como es normal solemos ver siempre los efectos y no las causas de los problemas.

Cuál es el alcance?

Con sistemas y plataformas tecnológicas el uso del transporte podría ser optimizado al grado de poder contar con un vehículo con sólo hacer un clic. En 2017 un estudio del MIT reveló por medio de la creación de un algoritmo que el 98% de la demanda de taxis en Nueva York podría ser servida con sólo 3 mil taxis, comparados con los 14 mil que actualmente circulan. A mayor y más eficiente accesibilidad, bajará la demanda, en este caso como ejemplo, de coches particulares. Reduciendo la demanda de vehículos para el ciudadano habitual, el enfoque de producción volvería a ser la durabilidad y no la obsolescencia programada. 

 

La gente, independientemente de su edad, discapacitados, etc. podrán disfrutar de la ciudad en la misma manera que cualquier otro ciudadano, creando una sociedad inclusiva. No es de sorprender por qué en las ciudades Europeas la cantidad de personas ancianas que se ven transitando en las calles es muy notable, eso es porque las ciudades están diseñadas para incluir en lugar de discriminar y no para restrigir el uso y acceso que por derecho tenemos.

 

Estas previsiones están basadas en un periodo tan inmediato como 15 años, es decir que niños que hoy nacen tal vez no tengan la necesidad de indispensablemente pedir un crédito para comprar un coche o sacar una licencia de conducir. En el caso de México y países con altos índices de corrupción hay muchos puntos positivos. Los coches auto conducidos respetarían las normas de tránsito, es decir que la plantilla de oficiales en las calles se verían reducidos, y con ello las mordidas.

Hay estudios que se están enfocando en simular el impacto en términos de bienes raíces. La cantidad de espacio que hoy se utiliza para almacenar coches podrá ser redistribuido para crear viviendas o áreas públicas de esparcimiento.

 

Actualmente las pruebas de auto conducción están operativas en muchos países de América, Europa y Asia. Hay propaganda por parte de fabricantes, aseguradoras y empresas petroleras en contra de los incidentes que han ocurrido, pero los ratios de accidente por kilómetro recorrido es una fracción de los accidentes causados actualmente por conductores de carne y hueso.

Las aseguradoras tal como las conocemos tendrán un cambio radical en su funcionamiento, los coches serán más duraderos, los incidentes automovilísticos tenderán a ser pocos, tal y como las industrias de la construcción o manufactura han facilitado condiciones cada vez mas seguras para trabajos de alto riesgo. En cuestión de robos los vehículos estarán rastreados por sistemas de geo localización de los propietarios de las flotillas. Esto ya sucede y cada vez será más accesible para que esto no sea un lujo de coche último modelo.

 

Como he dicho anteriormente, en debates de gran alcance social e impacto económico se suelen ver siempre los efectos antes que las causas. Bajo la óptica de los efectos, nunca estaremos conformes con cuántos carriles y acotamientos extras puedan tener las calles. Nunca van a ser suficientes puentes a desnivel para agilizar el tráfico o el flujo peatonal, o cuántos baches son considerados aceptables en una ciudad. No van a ser suficientes los agentes de tránsito que se necesitan para controlar a los conductores que hoy en día incurren en nuevas formas de infracciones como whatsappear mientras se conduce.

Cómo llegamos aquí?

En cambio, si vemos las causas de lo que nos llevó hasta aquí podríamos observar que el incremento del parque vehicular es directamente proporcional al decremento de la calidad de vida, del aire, del tiempo que cada vez más tenemos que emplear para desplazarnos de un lugar a otro. Y que si no fuera poco el invertirlo, causa en ciertos sectores laborales penalizaciones económicas por llegar tarde al trabajo.

Habríamos visto también la necesidad de poner reglas para que esto fue sostenible, como reforzar la obtención de la licencia de conducir siendo más extrictos en los requierimientos técnicos y teóricos necesarios para conducir en un país donde cada día mueren 32 personas en accidentes relacionados a vehículos.

Sería muy obvio haber notado la necesidad de desarrollar transporte público de calidad, que al no mejorar éste, resulta siempre más cómodo hacer la inversión de un automóvil. Y de paso, al haber menos peatones no le tiembla la mano a las autoridades de priorizar desarrollos urbanísticos a expensas de áreas verdes y espacios públicos.

Qué podemos hacer?

En tema político si algo me ha quedado de aprendizaje del modelo Europeo, es  que las instituciones se fortalecen con la participación ciudadana. Se tiene que aceptar que el gobierno nunca va a tener interés de mejorar las condiciones mientras que éstas no vengan exigidas y por lo tanto esperar una respuesta de este lado no es suficiente.

Es lamentable que en plenas elecciones presidenciales en México no se hable más de los mismos temas desde hace 80 años y no afrontar retos sociales y ambientales de trascendencia global. Es fundamental hacer conciencia para entender la gravedad de las malas políticas públicas que hoy por ejemplo tienen la calidad del aire que respiramos en manos de un juez. 

La responsabilidad de nuestra generación es plantear primeramente el compromiso de contribuir y para esto es importante saber que no hay absolutos. Por ejemplo si se puede ser vegatariano un día a la semana esto ya es una reducción al consumo y a la demanda agregada de la cadena de suministro alimentaria. De la misma manera reducir la utilización innecesaria de vehículos para trayectos cortos, car sharing con o sin ayuda de apps.

Apoyar iniciativas de transporte digno, lo cual es fundamental para incentivar los puntos anteriores. Hay movimientos civiles que pujan por un proyecto de movilidad en todo el país y pequeñas contribuciones que podemos hacer a nivel individual para reducir nuestra huella de carbono y que tendrían igualmente un impacto marginal.

Como se ha planteado todas estas acciones parecen incluso sacrificios, pero la tecnología ha demostrado, y lo seguirá haciendo, que la escalabilidad de modelos sostenibles es posible al mismo tiempo que sea rentable para empresas tecnológicas de facilitar su desarrollo y accesibilidad para el ciudadano común.

 

 

 

 

Tags: , ,
Previous Post Next Post
By
Mexican blogger living abroad and writing about experiences of traveling around México, Italy, India and Spain.

Leave a Reply

Translate »